¿Quiénes somos?

    Hola, soy María Eloy Piera, os voy a contar brevemente nuestra historia: Somos dos familias de Sueca (Valencia), nos dedicamos a la agricultura por vocación. Nuestros tatarabuelos ya eran agricultores, igual que nuestros abuelos y padres. Tenían pequeños campos que trabajaban cuando no iban al jornal para grandes propietarios. Nosotros seguimos siendo pequeños agricultores, tenemos campos en Cullera, Corbera y Sueca. Cultivamos aguacates, naranjos, arroz, tenemos algunos limones, pomelos y algo de hortalizas.

   La Ribera del río Júcar es una comarca eminentemente agrícola, desde siglos las tierras bañadas por el Júcar han dado muy buenas cosechas. Las buenas condiciones de clima, agua, tierra y la experiencia de las gentes de aquí de toda la vida como agricultores, lo hacen posible. Desde siempre aquí se ha vivido de la agricultura, sin embargo desde hace algo más de una década los agricultores de estas tierras cada vez viven peor, por desgracia la globalización hace que muchos de ellos tengan que abandonar su oficio y la gente joven no quiere ser agricultor. Esto provoca que se vean campos abandonados, llenos de maleza y que el consumidor tenga que comer productos cultivados muy lejos de aquí, con el impacto que ello tiene en el medio ambiente.  Mientras compramos productos cultivados a cientos, incluso miles de km de aquí, la gente que vivía de la agricultura tiene que abandonar, siendo como podría ser un sector viable y que enriquece al país.

   Ante todo esto, nos hemos decidido a intentar llegar directamente al consumidor, ofreciendo nuestros productos y haciendo todo lo mejor para satisfacer las exigencias de nuestros clientes, creando una comunicación directa con ellos. Nos gusta hacer las cosas bien y cuidar del medio ambiente, vivimos de la tierra… Nuestras parcelas están cerca del límite norte donde las temperaturas permiten cultivar aguacates, cultivo sensible a las heladas.

   Trabajando en el campo todos los días está mi cuñado Alfredo, él decidió que quería dedicarse a la agricultura, como su padre. Últimamente se lamenta, pero vamos a ver si le hacemos cambiar de idea. Yo me ocupo de la gestión con clientes. Mi marido es ingeniero agrícola y nos ayuda algún fin de semana en la gestión técnica de los campos, igual que mi hijo, que está en la universidad y que en verano nos echa una mano.

   La gente que ha probado nuestros aguacates dice que son excelentes, esto es debido a que el agua con la que regamos es muy rica en sales. Esto dificulta obtener grandes producciones, especialmente en aguacate que es muy exigente, pero cualquier cultivo cultivado en agua rica en sales es mucho más sabroso. Esta riqueza en sales del agua es provocada porque el Júcar en su parte final tiene un afluente que lo saliniza un poco. Cuando vienen riadas hay que llevar mucho cuidado porque los niveles de sal son excesivos y podrían dañar los árboles.  

   A todos nos ha pasado tener malas experiencias al comprar aguacates en las tiendas. Suele ser porque no están cosechados en su punto ideal de madurez, porque está mal conservado en cámara, por el largo trayecto en barco desde Sudamérica o Sudáfrica (unas 4 semanas), porque la gente los aprieta en la tienda para ver si están maduros (hay aguacates muy manoseados y dañados en su interior…) o porque al cultivar no se han tenido las consideraciones oportunas (variedad, abonado, etc..).  Lo bueno de comprar fruta directamente al agricultor cercano es que si algo no ha ido bien puedes comentarlo directamente. Esperemos que no nos ocurra, pero si es el caso, por favor, poneros en contacto con nosotros para resolverlo de la mejor manera posible.

   Para cualquier consulta estamos a vuestra disposición en el siguiente número de teléfono: 686 09 74 99. Podéis llamarnos directamente o enviarnos un whatsapp.  Muchas gracias por confiar en nosotros.

Atentamente, María Eloy Piera